ENSEÑANZAS BIBLICAS
 
 

Las Armas Espirituales del Cristiano Parte 1

LAS ARMAS ESPIRTUALES DEL CRISTIANO

Daremos inicio al tema de Las Armas Espirituales del Cristiano estudiando verso por verso…donde el apóstol Pablo brinda principios doctrinales y hace un llamado de urgencia a los cristianos a mantenerse en guardia contra los poderes de maldad, donde no valen las armas físicas o humanas. Su mensaje es un llamado a la batalla, se dirige a toda la iglesia en forma corporativa como a un ejército.

Efesios 6:10
10 Por lo demás, hermanos míos, confortaos en el Señor, y en la potencia de su fortaleza.
Versión Reina Valera 1909
10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.
Versión Reina Valera 1960
10Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor y en su fuerza poderosa.
Versión reina Valera 1995
10Y ahora, hermanos, busquen su fuerza en el Señor, en su poder irresistible.
Versión Dios habla hoy.

Por lo demás puede traducirse también como “finalmente o de ahora en adelante”,
esto es una advertencia, es un llamado a estar atentos, listos, preparados. El libro de Efesios del capitulo 4 al capitulo 6:9 les enseña a los efesios como conducirse en Cristo Jesús, en medio de donde fueron rescatados. Pero en efesios 6:10 les enseña que hay una lucha una batalla por delante, que hoy nos incluye a nosotros también.

El diablo no va a titubear en atacarnos así que nosotros no debemos de pensarlo dos veces en fortalecernos en el Señor. Recuerda lo que las escrituras nos dicen “Sean prudentes y manténganse despiertos, porque su enemigo el diablo, como un león rugiente, anda buscando a quien devorar.”1 Pedro 5:8

Fortaleceos quizá no exprese plenamente la fuerza del verbo en tiempo pasivo (“sed fortalecidos”). La traducción original podría extraerse de la siguiente forma “háganse fuertes en unión con el Señor”.El énfasis, por cierto, está puesto en el gran poder de Dios para esta lucha y, por lo tanto, Pablo ya había hecho comprender esta verdad central Efesios1:19–22. 19y cuán grande y sin límites es su poder, el cual actúa en nosotros los creyentes. Este poder es el mismo que Dios mostró con tanta fuerza y potencia 20cuando resucitó a Cristo y lo hizo sentar a su derecha en el cielo, 21poniéndolo por encima de todo poder, autoridad, dominio y señorío, y por encima de todo lo que existe, tanto en este tiempo como en el venidero. 22Sometió todas las cosas bajo los pies de Cristo, y a Cristo mismo lo dio a la iglesia como cabeza de todo.
Además de la fuerza divina de Dios, necesitamos la armadura completa (defensiva y ofensiva) que Dios provee, pero esta armadura resultará ser de Dios en el sentido adicional de que es la armadura que él viste al salir en juicio y salvación Isaías 59:17.17 Pues de justicia se vistió como de una coraza, con yelmo de salvación en su cabeza.
Sólo esta clase de armadura podrá ser útil, dada la naturaleza de la oposición: el diablo y sus poderes (Efesios 6:11).





“Fortaleceos”, significa “hacerse más fuerte o vigoroso” y según el texto es imperativo para luchar. Claro esta hay solo una fuente de “PODER” para el cristiano “JESUCRISTO”. Encontramos muchos textos bíblicos sobre ello, como por ejemplo: Apocalipsis 7:12 diciendo:¡Amén! La bendición, la gloria, la sabiduría, la acción de gracias, la honra, el poder y la fortaleza sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos.¡Amén!
Colosenses 1:11 “Fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, obtendréis fortaleza y paciencia”
Filipenses 4:13 “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”
1Timoteo 1:12 “Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús, nuestro Señor, porque, teniéndome por fiel, me puso en el ministerio”
Daniel 10:18 “Aquel que tenía semejanza de hombre me tocó otra vez, me fortaleció”
Salmo 18:1 “Te amo, Jehová, fortaleza mía.”
Habacub 3:19 “Jehová, el Señor, es mi fortaleza; él me da pies como de ciervas y me hace caminar por las alturas.”

Debemos de tener muy claro como fortalecernos en el Señor y también como actúa el diablo para traer debilidad, pues ésta es la razón del porque tantos creyentes viven en derrota o quejas continuas. Para que exista fortalecimiento físico debe de existir una dieta balanceada de nutrientes y vitaminas, los cuales mantendrán a nuestro organismo con las fuerzas físicas necesarias para movilizarnos diariamente, de igual forma es importante que nuestra vida espiritual sea fortalecida y esto se hará de acuerdo a los nutrientes y vitaminas espirituales que cada día tomemos. Como se dice en Isaías 40:29 “El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene”.

Para fortalecernos debemos de tener en cuenta lo siguiente:
1. Ser llenos del conocimiento de la Palabra de Dios. Lee las escrituras cada día.
Óseas 4:6 “Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento…”
Colosenses 1:9-11 “ 9Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual. 10Así podréis andar como es digno del Señor, agradándolo en todo, llevando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios. 11Fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, obtendréis fortaleza y paciencia.
Si hablamos de conocimiento debemos de entender bien su significado: “Acción y efecto de conocer”, esto significa acercamiento, comunión, contacto, no una simple información dentro de un marco teórico. Esto implica tu relación personal con Dios, si ésta no existe somos débiles, o enclenques.
2. Aprende a esforzarte.
Josué 1:7-9 “Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a la derecha ni a la izquierda, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. 8Nunca se apartará de tu boca este libro de la Ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que está escrito en él, porque entonces harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien. 9Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová, tu Dios, estará contigo dondequiera que vayas.”

2Timoteo 2:1-9 “Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús. 2Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.
3Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. 4Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. 5Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente. 6El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero. 7Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo.8Acuérdate de Jesucristo, descendiente de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio, 9en el cual sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor; pero la palabra de Dios no está presa.10Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna.”
3. Aprenda a alabar a Dios en medio de las circunstancia negativas.
Abraham se fortaleció dando gloria a Dios.
Romanos 4:20-22 “20Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció por la fe, dando gloria a Dios, 21plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido. 22Por eso, también su fe le fue contada por justicia.”
Josafat aprendió el secreto.
2 Crónicas 20:20-21 “20Cuando se levantaron por la mañana, salieron al desierto de Tecoa. Mientras ellos salían, Josafat, puesto en pie, dijo: «Oídme, Judá y habitantes de Jerusalén. Creed en Jehová, vuestro Dios y estaréis seguros; creed a sus profetas y seréis prosperados. 21Después de consultar con el pueblo, puso a algunos que, vestidos de ornamentos sagrados, cantaran y alabaran a Jehová mientras salía la gente armada, y que dijeran: «Glorificad a Jehová, porque su misericordia es para siempre.”
4. No deje de congregarse.
Hebreos 10:24 “Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. 24Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras, 25no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.”
5. No dejes de orar
1Tesalonicenses 5:15 “Orad sin cesar”
Lucas 22:45 “Cuando se levantó de la oración y fue a sus discípulos, los halló durmiendo a causa de la tristeza; 46y les dijo:¿Por qué dormís? Levantaos y orad para que no entréis en tentación.”
Mateo26:41 “Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.”
Lucas18:1 “También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre y no desmayar”

Entonces el enemigo siempre tratará de impedirnos hacer lo anterior para mantenernos debilitados y de esta manera ser una presa fácil.